Siria

Siria: la guerra del wahabismo contra el sufismo

bouti_sang_1

Sería ingenuo creer que el asesinato del destacado religioso sirio Mohammad Said Ramadan Al-Bouti ha sido exclusivamente debido a sus posiciones políticas y su apoyo al régimen en Siria.

Para los conocedores de Siria es necesario profundizar más para identificar, al margen del conflicto entre el gobierno y la oposición, el conflicto ideológico latente entre las escuelas islámicas.

Después de los primeros acontecimientos del 2011 la mayoría de los religiosos de Siria permanecieron en silencio,  silencio que fue roto por el Sheyj Al-Bouti, quien dijo alto y claro que lo que estaba sucediendo tenía como objetivo destruir a Siria.

Fue entonces cuando los religiosos rompieron su silencio, tomando una posición similar y argumentando que el peligro que amenazaba a Siria y comenzaba a revelar sus verdaderos objetivos era: “Una amenaza contra el movimiento islámico moderado, Sufi y moderado. Lo que está sucediendo supone un peligro para el Islam del país de Sham.”

“Los wahabíes han penetrado en Siria. Ellos repudian a todos los que no estén de acuerdo con ellos “, dijo un profesor de la Universidad de Jurisprudencia de Alepo (que ha sido destruida)

Según él, hablar de un conflicto religioso supone tener una visión muy superficial y muy estrecha de lo que está sucediendo.

“Es cierto que las minorías son el objetivo. Pero no se debe generalizar en un Estado predominantemente sunita. El conflicto confesional se limita a la zona geográfica en la que se encuentran estas minorías. Sin embargo, desde una perspectiva más amplia de los acontecimientos de la guerra en Siria, es claro que éstos afectan también a los sunitas. Todos los templos y santuarios sufíes son destruidos y los monjes de esta corriente son asesinados “, declaró.

Después, llegó a la siguiente conclusión:

“Esta es una guerra del extremismo contra el Islam moderado, moderación que es la característica esencial del país de Sham.”

Se sabe que el Sheyj Al-Bouti, considerado uno de los más grandes jeques sufíes de los tiempos modernos, había manifestado una posición clara en contra de los wahabíes.

En un discurso titulado “Los tres clavos británicos para desmembrar la unidad islámica”, dado en 2003 y publicado en su página web, argumentó que:

“El wahabismo fue creado por los británicos con el fin de erradicar el Islam desde el interior, para enfrentar a los musulmanes unos con otros, para erradicar el Islam utilizando a los mismos musulmanes.”

Todos los religiosos Sufís piensan y sienten así. Algunos de ellos lo han pagado con sus vidas.

“El movimiento Sufi pierde a sus sabios”, dice el profesor de la Universidad de la sharia de Aleppo, lo que indica que un número importante de sabios de esta corriente ha sido asesinados en los últimos dos años, incluyendo entre otros al Imám de la mezquita Anas Ibn Malik en Damasco, el Sheyj Ahmad Auf Sadek, asesinado el 15 de febrero de 2012; el Imam de la mezquita de Amena Bint Wahab en Aleppo, Abdel Latif Chami, que fue secuestrado cuando dirigía la oración durante el mes de Ramadán, el 25 de Julio pasado; el director de la Fundación Pía Raqqa, Sheyj Abdullah Saleh, al que mataron a tiros el 30 de enero; el Imam de la mezquita Mohammadi de Mazze, barrio de Damasco; el Sheyj Adnan Saab, sin olvidar al Sheyj Ahmad Karmouz, y al último asesinado en el distrito de Aleppo, Sheyj Maksoud. Sheyj Hassan Seifeddine fue decapitado y su cabeza colocada en el minarete de la mezquita en la que rezaba.

El 25 de Julio pasado mataron a tiros al director de la Fundación pía Raqqa, Sheyj Abdullah Saleh; el 30 de enero al Imam de la mezquita mohammadi de Mazze, barrio de Damasco, el Sheyj Adnan Saab, sin olvidar al Sheyj Ahmad Karmouz, y al último asesinado en el distrito de Aleppo, Sheyj Maksoud. Sheyj Hassan Seifeddine fue decapitado y su cabeza colocada en el minarete de la mezquita en la que rezaba.

Mausoleos y santuarios sufíes han sido destruidos o vandalizados en varias regiones de Siria, especialmente en Alepo, que es la ciudad sufi por excelencia y cuenta con unos 200 centros sufís inscritos en la dirección de legados píos, sin contar las decenas de mausoleos destruidos que no están oficialmente registrados.

Entre los que han sido destruidos se incluyen los siguientes: las tekias (pequeñas mezquitas sufis) del Creciente Fértil, la tumba del Sheyj Abu Bakr al-Wafai,

las Zawiyas (pequeñas mezquitas sufis) de Asliyya, de Moulawiyya en el antiguo jardín de Akiliyya y Baaj y los santuarios de Abdel Kader Jilani (fundador de la escuela sufí Kadiriyya) y de Hajj Jalil Tayyar, que fue bombardeada.

El wahabismo es un movimiento político islámico de carácter herético, fundado en la región del Najed, Arabia, en el siglo XVIII, por Mohammad bin Abdul Wahhab y aliado con la tribu de Muhammad bin Saud.

Inmediatamente, Mohammad bin Abdul Wahhab y Muhammad bin Saud proclamaron el yihad, impulsando redadas depredadoras en las que se apoderaba de las propiedad de sus adversarios musulmanes, supuestamente confiscadas como botín de guerra contra los politeístas, ya que acusan a los sunnitas de politeísmo por visitar las tumbas de los santos sufís y pedirles intercesión y ayuda ante Dios, y a los shiitas de descreídos o “kufar” y consideran que es lícito matar a ambos por desviados y apoderarse de sus bienes y propiedades.

El Mufti de Latakia, Sheyj Zacharia Salwayet distingue entre el wahabismo y el salafismo, pero hoy en día ambos son la misma cosa.

También, de acuerdo con el Sheyj Salwayet, este conflicto se remonta mucho en el tiempo “ya que es parte del conflicto entre el Bien y el Mal”, pues, según él, el hecho de repudiar al otro es “un mal absoluto”. Y continúa:

“Dios no ha permitido  matar. Ningún musulmán puede pronunciar el veredicto de apostasía contra otro musulmán. El apóstata es quien lo hace por su propia voluntad “….

Según el investigador sirio experto en el movimiento yihadista de Siria, el abogado Abdullah Ali: 

“El conflicto tiene dos caras: una es sangrienta y se ilustra con los enfrentamientos armados y los asesinatos sanguinarios, así como mediante las fatwas de muerte contra religiosos del movimiento islámico moderado, como muestra el asesinato del Sheyj Al-Boutí.

Existe también otra cara: una penetración de un número de religiosos, especialmente saudíes, partidarios actuales de los salafista yihadistas, en las provincias de Siria, que se ocupan de dar lecciones pastorales y enseñar a los miembros de las milicias armadas y a los civiles que apoyan los principios de la escuela wahabí “.

El maestro Harb pone el ejemplo del religioso wahabí saudita, llamada Othamne Nazeh, Doctor en Filología y sus principios:

“Este Sheyj realiza muchas sesiones culturales en las provincias de Latakia, Alepo e Idleb, para enseñar el libro de Muhammad ibn Abdul Wahhab “Los tres fundamentos ” y está construyendo un centro religioso para enseñar el pensamiento wahabí, con el que espera tener un gran éxito, de acuerdo con lo que dijo en su cuenta de Twitter”.

En las actuales circunstancias, es difícil delimitar hasta qué punto el wahabismo se ha extendido en Siria, pero conoce una expansión significativa. Según el Maestro Ali, los intentos de esta escuela para infiltrarse en el país, a pesar de la renuencia del Estado, se remonta varios años. Los iniciaron los sirios que habían vivido en Arabia Saudita y  que fueron completamente absorbidos por este pensamiento herético. Ellos son quienes han intentado convertir a sus familiares en sus regiones de origen. 

No hay que olvidar que la mayoría de los sirios que estaban fuera de Siria cuando tuvieron lugar los acontecimientos de los años 80, cuando los partidarios de los Hermanos Musulmanes intentaron un levantamiento en la ciudad de Hama y fueron aniquilados por Hafez al-Asad, se fueron a Arabia Saudita, donde sus creencias fueron influenciadas seriamente y se mezclaron más aun con los principios wahabíes.

Esta mezcla es la fuente de una creencia híbrida llamada Srouriyya “dice el abogado sirio.

La Srouriyya se remonta al Sheyj Mohammad Srour Zayn el-Abidine, un sirio de Hourane, que formaba parte de la Hermandad Musulmana, antes de desertar de ella.

Pero es sobre todo tras la invasión de Iraq cuando el salafismo yihadista apareció en Siria. Su portavoz más famoso en Siria fue el religioso Mahmoud Koll Agaci, (Abu Kaâkaâ).

Fue asesinado en 2007 por sus seguidores, por haber suspendido sus actividades yihadistas. Muchos yihadistas regresaron a Siria y formaron parte de los primeros acontecimientos violentos, después de haber adquirido una experiencia considerable en Iraq.

Téngase en cuenta que un número importante de líderes salafistas yihadistas de renombre mundial son de origen sirio, incluido Marwan Hadid, Abu Musab al sirio, cuyas obras son referencias invocadas por los combatientes de Al-Qaeda, tanto por el aspecto ideológico como por la estrategia militar. También está Abu Bassi al-Tartouci, particularmente activo en la provincia de Idleb, y que es considerado el líder espiritual de una serie de milicias, denominadas “Fajr al-Islam” (Amanecer del Islam) y-Ahrar Ash-Sham “(Los libres de Sham).

Las predicciones sobre el fin del conflicto difieren mucho entre sí. Mientras que los defensores de la mística sufí aseguran que la corriente yihadista perderá la batalla en Siria, algunos observadores creen que se anclará el salafismo yihadista, que ha encontrado terreno fértil en Siria.

Puede no tener éxito en erradicar el sufismo, pero el ambiente que se ha creado en la actualidad, dada la influencia de los movimientos religiosos fundamentalistas wahabis en el funcionamiento del poder en varios estados árabes, como Arabia Saudí o Qatar, les permitirá proliferar.

“La historia de la región vendrá determinada en los años siguientes por conflictos permanentes entre los extremistas y los moderados actuales, sin victoria de uno u otro, hasta llegar a una nueva fase de la historia “, pronosticó el abogado Ali.

En cualquier caso, sufíes y sunnitas moderados, coinciden con los alawies y los shiitas en que los mercenarios wahabís procedentes de todas partes, desde Chechenia y Azerbaiyán hasta los EEUU o Europa, tienen como objetivo el desmembramiento de Siria, pues el gobierno americano y el sionismo necesitan impedir que la ayuda iraní siga llegando a la resistencia libanesa y palestina y pretender desestabilizar todo el Oriente Meddio como un primer paso para intentar finalmente una invasión del mismo Irán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s