Racismo/terrorismo

Carta de Assata Shakur

assatashakur

Posted on May 6, 2013 by 

 La designación de una luchadora Negra por la libertad, Assata Shakur, como la “terrorista mas buscada” por el gobierno colonialista de Estados Unidos, es un ataque no solo a la historia y al sentido del Movimiento de Liberación Negra en los Estados Unidos sino además, por extensión, un ataque al movimiento transnacional a través de las Américas. Para los protectores de la hegemonía  capitalista y la supremacía blanca cualquier movimiento de resistencia por la liberación y auto determinación por parte de los africanos es visto como una amenaza y, en el caso de Assata Shakur, un crimen que debe ser castigado con la muerte. Pero, con este ataque contra Assata, la opresión tiene una piedra en el zapato cuando ellos deciden perseguir a nuestras líderes Negras.
Por favor distribuya ampliamente y comparta esta carta con otros .
Ajamu Baraka

________

Carta de Assata Shakur

Mi nombre es Assata Shakur, soy una esclava fugada del siglo 20. Por la persecución del gobierno  no tuve otra opción que huir  de la represión política, del racismo y de la violencia que domina la política de los Estados Unidos contra la gente de color. Soy una ex-prisionera política y he vivido en exilio en Cuba desde 1984.

He sido una activista política la mayor parte de mi vida, y aunque el gobierno de EE.UU ha hecho todo lo que está en su poder para criminalizarme, no soy una criminal  y nunca lo he sido. En los años 60 participé en varias luchas: el movimiento de liberación negra, el movimiento de derecho estudiantil y el movimiento para terminar la guerra en Vietnam. Me hice del Partido de Las Panteras Negras. Para 1969 el Partido de Las Panteras Negras se había convertido en la primera organización en la mira del programa COINTELPRO del FBI. Porque el Partido de Las Panteras Negras demandaba la liberación total de la gente negra, J. Edgar Hoover, lo llamó “la amenaza más grande a la seguridad interna del país” y prometió destruir el partido, sus líderes y sus activistas.

En 1978, mi caso fue uno de los muchos casos presentados frente a las Naciones Unidas en una petición impulsada por la Conferencia Nacional de Abogad@s Negr@s; la Alianza Nacional Contra la Represión Política y Racista y la Comisión de Justicia Racial de la Iglesia Unida de Cristo, revelando la existencia de prisioneros políticos en los Estados Unidos, su persecución política, y el trato cruel e inhumano que recibían en las cárceles estadounidenses.

De acuerdo al informe: “El FBI y el Departamento de Policía de Nueva York en particular, presentaron cargos y acusaron a Assata Shakur de participar en ataques contra personas del orden público y circularon esos cargos y acusaciones en las agencias y unidades policiales. El FBI y el Departamento de Policia de Nueva York la acusaron de ser una líder del Ejercito de Liberación Negra el cual,fye descrito por el gobierno y sus agencias respectivas como una organización involucrada en disparar a oficiales de la policía. Esta descripción del Ejército de Liberación Negra y la acusación de la relación de Assata Shakur con la organización fue ampliamente difundida por agentes del gobierno en las agencias y unidades policiales. Como resultado de estas actividades del gobierno, Ms. Shakur fue convertida en una persona buscada para ser cazada. Los carteles en los recintos policiales y bancos la describían como  involucrada en actividades criminales muy serias. Fue colocada en la lista de las más buscadas del FBI y en todos los niveles policiales fue convertida en blanco para “disparar a muerte”.

Fuí falsamente acusada en 6 “casos criminales” distintos y en todos los 6 casos fui exonerada. El hecho de que fui exonerada o que los cargos fueron desestimados, no significa que recibí justicia en las cortes, eso no fue el caso. Solo significó que la “evidencia” presentada contra mí fue tan floja y falsa que mi inocencia fue evidente. Esta persecución política fue parte de la política del gobierno que buscaba eliminar oponentes políticos a través de acusarlos de crímenes y arrestándoles sin importar la veracidad de los hechos imputados.

En el 2 de mayo de 1973, junto a Zayd Malik Shakur y Sundiata Acoli fui parada por la policía en la Autopista de New Jersey, supuestamente por una “luz trasera dañada”. Sundiata Acoli salió del carro para determinar porque nos pararon. Zayd y yo nos quedamos en el carro. El policía estatal Harper vino al carro, abrió la puerta y comenzó a cuestionarnos. Dijo que sospechó de nosotros porque éramos negros y andábamos en un coche con placa del estado de Vermont [un estado rural sumamente blanco]. Entonces saco su pistola, nos apuntó y nos dijo que levantásemos las manos frente a nosotras, donde él pudiera verlas. Cumplí y en medio segundo vino un sonido fuera del carro, hubo un movimiento brusco y me disparo una vez con mis brazos en el aire y otra vez en la espalda. Zayd Malik Shakur fue asesinado, el policía estatal Werner Foerster fue muerto, y aunque el policía estatal Harper admitió que él le disparo y mato a Zayd Malik Shakur, bajo la ley de asesinato de New Jersey, a mí me acusaron de matar tanto a Zayd Malik Shakur, quien fue mi amigo y camarada más cercano, como al policía estatal Forester. Nunca en mi vida había sentido tanta tristeza. Zayd había prometido protegerme y ayudarme a llegar a un lugar seguro y estaba claro que el perdió su vida tratando de protegerme y de proteger a Sundiata. Aunque él no estaba armado, la pistola que mato al policía estatal Forester fue encontrada bajo la pierna de Zayd.  Sundiata Acoli, quien fue capturada más tarde, también fue acusada de las dos muertes. Ni Sundiata Acoli ni yo recibimos un juicio justo. Ambas fuimos condenadas en los medios antes de nuestros juicios. A ningún medio de comunicación le fue permitido entrevistarnos, aunque la policía de New Jersey y el FBI filtraron historias a la prensa diariamente. En 1977, fui condenada por un jurado de solo persona blanca y sentenciada a cadena perpetua, más 33 años en prisión.

En 1979,temiendo que me iban a asesinar en la prisión y sabiendo que nunca iba a recibir ningún tipo de justicia, fui liberada de la prisión, asistida por camaradas comprometidas, que entendieron la profundidad de las injusticias en mi caso, y que también estaban extremadamente temerosas por mi vida.

El reporte acerca de las operaciones de inteligencia dentro de los Estados Unidos, presentado por la Comisión Iglesia del Senado de EE.UU en 1976, revelo que “el FBI ha intentado, de manera encubierta, influenciar la percepción publica de personas y organizaciones a través de la diseminación de información peyorativa a la prensa, anónimamente o a través de contactos “amigables” de los noticieros.” Es evidente que esta misma política está muy en efectiva hoy.

El 24 de Diciembre de 1997, el Estado de New Jersey, convocó una conferencia de prensa para anunciar que la Policía Estatal de New Jersey había escrito una carta al papa Juan Pablo II pidiéndole que intervenga a su favor y que ayude a que me extraditen devuelta a la prisión de New Jersey. La Policía Estatal de New Jersey se negó a publicar la carta. Sabiendo que probablemente habían distorsionado los hechos y que intentaban que el Papa haga el trabajo del diablo en el nombre de la religión, decidí escribirle al Papa para informarle acerca de la realidad de la “justicia” para la gente negra en el estado de New Jersey y en los Estados Unidos.

En enero de 1998, durante la visita del Papa a Cuba, concedí una entrevista con el reportero de NBC Ralph Penza acerca de mi carta al Papa, mi experiencia con el sistema judicial de New Jersey y los cambios que vi de los Estados Unidos y su tratamiento a la gente negra en los últimos 25 años. Concedí esa entrevista porque vi esa carta secreta al Papa como una maniobra publicitaria viciosa y vulgar de parte de la Policía Estatal de New Jersey y como un intento cínico de manipular al Papa Juan Pablo II. He vivido en Cuba por muchos años y he estado sin contacto con la naturaleza sensacionalista y deshonesta del establecimiento mediático de hoy. Hoy hace 30 años. Después de tantos años de ser victimizada por el “establecimiento” mediático fue ingenuo de mi parte tener la esperanza de que quizás me llegue la oportunidad de decir “mi versión de los hechos”. En vez de una entrevista conmigo lo que ocurrió fue evento mediático en tres partes, lleno de distorsiones, inexactitud, y puras mentiras. NBC presentó los hechos de manera incorrecta. No solo invirtieron miles de dólares promocionando esta “exclusiva serie de entrevistas” en NBC, también gastaron gran cantidad de dinero en anuncios de esta “entrevista exclusiva” en estaciones de radio negras al igual que en noticias de periódicos locales.

Como la mayoría de la gente pobre y oprimida en los Estados Unidos, yo no tengo una voz. La gente negra, gente pobre en los Estados Unidos no tienen ninguna libertad de expresión verdadera y muy poca libertad de prensa. Históricamente, la prensa negra y los medios progresistas han jugado un papel esencial en la lucha por justicia social. Necesitamos continuar y expandir esa tradición. Necesitamos crear fuentes mediáticas que ayuden a educar a nuestra gente y a nuestras niñas, y no aniquilar sus mentes. Yo soy solo una mujer. No tengo estaciones de televisión, o de radio, ni periódicos. Pero siento que la gente tiene que ser educada acerca de lo que está sucediendo y entender la conexión entre los medios noticieros y los instrumentos de represión en Amerika. Lo único que tengo es mi voz, mi espíritu y la voluntad  de decir la verdad. Pero les pido sinceramente, a todos ustedes en los medios Negros, ustedes en los medios progresistas, ustedes que creen en la verdadera libertad, que publiquen esta declaración y le dejen saber a la gente que está pasando. No tenemos voz, así que ustedes tienen que ser la voz de los sin-voz.

Libertad a todos los prisioneros políticos; les mando amor y saludos revolucionarios desde Cuba: uno de los palenques más grandes, más resistentes, y más valientes que alguna vez haya existido en la cara de este planeta.

Assata Shakur

Havana, Cuba.

Traducido  por Manuel David Matos Díaz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s