Historia

Al-Biruni: uno de los intelectuales más destacados del mundo islámico

File:Biruni 1.jpg

Al-Biruni (973 – 1048) fue un matemático, astrónomo, físico, filósofo, viajero, historiador y farmacéutico persa, uno de los intelectuales más destacados del mundo islámico.

Su nombre completo era Abū ‘r-Raihān Muhammad ibn Ahmad al-Bīrūnī. También se lo conoció como Alberuni. Escribió cerca de 150 obras sobre historia, astronomía, astrología, matemáticas y farmacología, de las cuales apenas ha sobrevivido una quinta parte de ellas.

A la edad de 27 sus escritos incluían temas como el estudio del paso del tiempo (cronología) y los astrolabios, el sistema decimal, la astrología y la historia. También calculó el radio de la esfera terrestre (la supuestamente extendida creencia medieval en una tierra plana es un mito moderno) con un error inferior al 1% de su valor medio actualmente aceptado; el mundo occidental no llegó a tener un resultado equivalente hasta el siglo XVI.

Fue discípulo y amigo de Abu Nasr Mansur y mantuvo una relación epistolar bastante intensa con el filósofo y médico Avicena, así como con el historiador, filósofo y moralista Ibn Miskawayh. Era capaz de hablar varios idiomas, entre los que se cuentan el griego, el hebreo, el sirio y el bereber, aunque escribió su obra en persa (su lengua materna) y árabe.

Era un verdadero devoto del islam, pero no mostraba prejuicios racistas ni contra los practicantes de otras religiones. Todavía hoy se le puede citar como ejemplo de respeto a las costumbres y a las creencias de los otros. El gran sabio islámico enseña la tolerancia gracias al conocimiento de los distintos pueblos. “Para amar a los pueblos, aprended su lengua y respetad sus costumbres, sus hábitos, su pensamiento y su religión”.

Muchas de las ideas de Al-Biruni derivaron de los debates que mantuvo con académicos de su tiempo. Por ejemplo, hizo importantes observaciones sobre la naturaleza de la luz y el calor que fueron el resultado de su larga correspondencia con Avicena. En realidad Al-Biruni no fue un gran innovador ni sus escritos estaban llenos de teorías originales… sus ideas están fundadas en el método experimental y en la observación. Su don de lenguas le permitió leer de primera mano muchos tratados de la época y su idea preclara del desarrollo evolutivo de la ciencia le convirtieron en un gran enciclopedista y erudito.

800 años antes de que Charles Darwin anunciara su teoría de la evolución, Al-Binuri ya había afirmado que las poblaciones de animales se ven limitadas por los recursos ambientales. Llegó a la conclusión de que cuando una especie alcanza su límite, la selección natural garantiza que sólo los animales más aptos sobrevivan y transmitan sus genes.

Sus coetáneos decían de AL-Buruni “Salvo dos días de fiesta al año, su mano no abandona nunca la pluma, sus ojos no cesan de observar ni su espíritu de meditar”.

Además de ser pionero en los estudios de la religión comparada y de la historia de las religiones, hay que considerarlo también como uno de los precursores de la historia de la ciencia. Y, sin embargo, nunca perdió de vista el conocimiento inmutable del Sagrado Corán y los hadices o tradiciones del Profeta.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s