Siria

Verdades y mentiras sobre Siria (II): La guerra de Bush y Obama

En relación con la trama imperial contra Siria, estos días asistimos a una especie de “distensión” que recuerda a las últimas décadas de la guerra fría, con noticias (¿engañosamente?) alentadoras (ver 12 y 3.). A la vez, el Comité Noruego del Nobel de la Paz bendice oportunamente la propaganda imperial. Y, como fondo inevitable, el influyente estado criminalsionista sigue encizañando a base de calumnias y amenazas.

No hay motivos, pues, para bajar la guardia en defensa de la paz. Tras la primera entrega de esta serie, en la que ofrecíamos las claves sobre la situación de Siria, Guillermo Sánchez se centra esta vez en el contexto histórico e internacional del conflicto. [Texto publicado originalmente en LaExcepción.com]

Guillermo Sánchez
Coeditor de LaExcepción.com

1. ¿Qué estrategias ha ido diseñando Estados Unidos contra Siria desde 2003?

Como explicamos en la pregunta 8 de la parte 1 de esta serie, George W. Bush decidió acabar con el régimen de Siria, y en 2003 se aprobó una ley al efecto.

Desde entonces, «el presidente de Estados Unidos –cargo que hoy ejerce Barack Obama– cuenta con la autorización del Congreso para atacar Siria y ni siquiera está obligado a presentarse ante los parlamentarios estadounidenses antes de dar la orden de abrir fuego. Así que la cuestión no es saber si la OTAN ha encontrado una justificación divina para desencadenar la guerra sino más bien si Siria podrá encontrar un medio de salir de esta situación, como ya logró hacerlo ante todas las acusaciones difamatorias, y para no caer en todas las trampas anteriores» (Thierry Meyssan, Red Voltaire, 29.11.11).

«En 2004, Washington acusó a Siria de esconder en su territorio las armas de destrucción masivaque no lograba encontrar en Irak. Aquella acusación naufragó cuando se admitió que nunca existieron las famosas armas de destrucción masiva y que sólo fueron un pretexto para invadir Irak.

»En 2005, después del asesinato de Rafik Hariri, Washington trató de entrar en guerra contra Siria, pero no pudo hacerlo porque el país árabe retiró su ejército del Líbano. Estados Unidos montó entonces una serie de testimonios falsos para acusar al presidente Al-Assad de haber ordenado el atentado y creó un tribunal internacional de excepción para juzgarlo. A la larga, Estados Unidos se vio obligado a retirar sus acusaciones falsas al ser reveladas sus propias manipulaciones.

»En 2006, Estados Unidos comenzó a preparar la “revolución siria” mediante la creación del Syria Democracy Program. Se trataba de crear y financiar grupos prooccidentales de oposición, como el Movimiento por la Justicia y el Desarrollo. Al financiamiento oficial del Departamento de Estado se agregó un financiamiento secreto de la CIA, a través de una asociación californiana llamada Democracy Council.

»También en 2006, Estados Unidos puso en manos de Israel el desencadenamiento de una guerra contra el Líbano, con la esperanza de implicar a Siria para poder intervenir. Pero la rápida victoria de Hezbollah hizo fracasar aquel plan.

»En 2007, Israel atacó a Siria al bombardear una instalación militar en la llamada Operación Orchard. Una vez más Siria mantuvo su sangre fría y no se dejó arrastrar a la guerra. Posteriores verificaciones del Organismo Internacional de Energía Atómica demostraron que el blanco del ataque no era una instalación nuclear, desmintiendo así las afirmaciones de los israelíes.

»En 2008, en la reunión que la OTAN organiza bajo la denominación de Grupo de Bilderberg, la directora del Arab Reform Initiative, Bassma Kodmani, y el director de la Stiftung Wissenschaft und Politik, Volker Perthes, expusieron brevemente ante la crema y nata de Estados Unidos y Europa las ventajas económicas, políticas y militares de una posible intervención de la OTAN en Siria» (Thierry Meyssan, CIAR, 31.7.12; ver las referencias documentales que aporta el autor).

2. ¿Qué pasos se han dado bajo la administración Obama?

«En 2009, la CIA creó varios instrumentos de propaganda dirigidos hacia Siria, como los canales BaradaTV, con sede en Londres, y OrientTV, en Dubai.

«Agreguemos a esos elementos históricos la realización en El Cairo, durante la segunda semana de febrero de 2011, de una reunión a la que asistieron John McCain, Joe Lieberman y Bernard-Henri Lévy, personalidades libias […] y personalidades sirias […]. Aquella reunión dio la señal para las operaciones secretas que comenzaron simultáneamente en Libia y Siria (el 15 de febrero en Bengazi y el 17 en Damasco).

»En enero de 2012, los departamentos estadounidenses de Estado y de Defensa crearon el grupo de trabajo The Day After. Supporting a democratic transition in Syria, que redactó simultáneamente una nueva constitución para Siria y un programa de gobierno.

»En mayo de 2012, la OTAN y el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) crearon el Working Group on Economic Recovery and Development of the Friends of the Syrian People, bajo la copresidencia de Alemania y de los Emiratos Árabes Unidos. En el marco de ese grupo, el economista sirio-británico Ossam el-Kadi elaboró una repartición de las riquezas sirias entre los países miembros de la coalición, repartición que se aplicaría a partir del “día siguiente”, o sea, después del derrocamiento del régimen sirio por parte de la OTAN y del CCG» (Thierry Meyssan, CIAR, 31.7.12; ver las referencias documentales).

3. ¿Hay testimonios relevantes que prueben estos planes?

«El ex ministro francés de Relaciones Exteriores Roland Dumas reveló en un programa de la televisión del Parlamento francés que los británicos recurrieron a él en 2010, o sea antes de la “primavera árabe”, en busca de apoyo para desatar una guerra contra Siria», lo cual «confirma la hipótesis de la Red Voltaire de que la agresión contra Siria ya estaba prevista en las cláusulas secretas del Tratado de Lancaster House, firmado el 2 de noviembre de 2010.»

«Aquel documento, que supuestamente debía organizar la cooperación militar franco-británica, ya incluía una serie de cláusulas secretas sobre la agresión contra Libia» (Red Voltaire, 17.6.13; ver nuestro artículo“Chapeau! La agresión imperialista a Libia ya es legal”, 19.3.11).

4. ¿Qué declaró el comandante Clark sobre ese antiguo plan de ataque a Siria?

El diario británico The Guardian en un artículo titulado “Una intervención militar en Siria sería una catástrofe para su pueblo”, expone cómo «el ex comandante de la OTAN, Wesley Clark reveló que pocas semanas después de los atentados del 11 de septiembre del 2001, el entonces Secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld, explicó cómo Washington se desharía de siete países en cinco años, comenzando por Irak, luego Siria, el Líbano y a continuación LibiaSomalia y Sudán y, por último, Irán» (SANA, 5.7.12).

Esto queda confirmado en una entrevista de 2007 en la que el propio Clark confirma ese plan de invasión de siete países (ver el vídeo de 5 minutos).

5. ¿Hay sobre este asunto otros testimonios del entorno del poder estadounidense?

El prestigioso periodista estadounidense Seymour M. Hersh publicaba en marzo de 2007 un reportaje (New Yorker, 5.3.07) en el que explicaba que ya entonces la administración de G. W. Bush apoyaba operaciones clandestinas contra Irán y Siria. Se dio por entonces un giro geopolítico, por el que Estados Unidos, con la complicidad de “Israel”, apoyaría totalmente a cualquier fuerza suní (en especial a Arabia Saudí), con tal de que se enfrentara a las fuerzas chiíes (Irán, Siria y Hezbolá), etiquetadas como especialmente malvadas. De este modo, alentaron (en palabras de un destacado oficial y ex embajador bajo Bill Clinton) una “Guerra Fría suní-chií”; seis años después podemos ver en todo Oriente Próximo los siniestros frutos de aquella estrategia.

Flynt Leverett, ex oficial del Consejo de Seguridad Nacional bajo Bush, reveló a Hersh que esta estrategia forma «parte de una campaña de pasos provocadores para aumentar la presión sobre Irán. La idea es que en algún momento los iraníes respondan, y entonces la administración tendrá la puerta abierta para atacarlos». Hersh compara la campaña sobre la presunta fabricación de armas nucleares por Irán con la manipulación que el gobierno de Bush hizo con el asunto de las armas de destrucción masiva iraquíes, que que no existían.

Según el periodista, «el gobierno saudí, con la aprobación de Washington, proveería de fondos y apoyo logístico con el fin de debilitar el gobierno sirio de Basar al Asad», objetivo que el propio vicepresidente de Bush, Cheney, admitió. Para ello Estados Unidos comenzó a apoyar a los Hermanos Musulmanes y al Frente Sirio de Salvación Nacional. En palabras de un oficial de alto rango de la CIA: «Los estadounidenses proveen apoyo tanto político como financiero. Los saudíes han tomado la iniciativa con apoyo financiero, pero hay implicación estadounidense.»

También revela que Leslie H. Gelb, ex presidente del Consejo de Relaciones Exteriores, afirmó que la política del gobierno de Estados Unidos está orientada menos a la defensa de la democracia que a la defensa de la “seguridad nacional” (lo cual es una obviedad para cualquier observador que no crea ciegamente en la propaganda imperial, y siempre que por “seguridad nacional” se entienda, pura y simplemente, los intereses de la elite que controla ese país y, prácticamente, el mundo entero).

6. ¿Qué interpretación ofrecía Hezbolá en aquellos años?

Hersh (New Yorker, 5.3.07) mantiene una entrevista con Sheij Hasán Nasralá, líder de Hezbolá, quien se muestra convencido de que el plan de Estados Unidos e Israel está fomentando la división sectaria entre los musulmanes, a fin de fragmentar la mayoría de los estados de la región, de modo que Israel quedaría como única gran potencia, rodeada de pequeños estados étnicos y confesionales.

Seis años después esta predicción está desenvolviéndose ante nuestros ojos, incluso “sugerida” por autores, informes y medios de comunicación del Sistema (ver “Cómo quedaría Siria tras su balcanización”, ABC, 8.9.13 y la entrevista con Robert Kaplan: “Es muy probable que Siria deje de existir como país”, ABC, 8.9.13).

7. ¿Qué consecuencias está teniendo este conflicto entre suníes y chiíes?

Hersh (New Yorker, 5.3.07) informa de que un ex agente de la CIA en Líbano, y como tal podemos entender que de ningún modo simpatizante de Hezbolá, se lamenta de cómo este giro está favoreciendo que «los árabes suníes se preparen para el cataclismo, y ahora necesitamos a alguien que proteja a los cristianos en el Líbano. Antes eran Francia y Estados Unidos quienes lo hacían; ahora serán Nasralá [líder de Hezbolá] y los chiítas». Y ahora, en 2013, también podemos ver cómo el conflicto auspiciado por Occidente en Siria está acabando con la protección que los Asad han proporcionado durante décadas a los cristianos sirios, que están siendo masacrados por los terroristas suníes financiados por Estados Unidos y Europa.

8. ¿Qué relación tiene el caso de Siria con la llamada “primavera árabe”?

Ya en 2011, y en referencia a sucesos previos a esa fecha, «en un informe de abril de AFP, Michael Posner, secretario asistente de Estado de EEUU para los Derechos Humanos y Trabajo, afirmó que […] “los EEUU organizaron sesiones de formación para 5.000 activistas de diferentes partes del mundo. Una sesión se celebró en el Medio Oriente seis semanas antes reuniendo activistas de Túnez, Egipto, Siria y Líbano, que después regresaron a sus países con el objetivo de formar a sus colegas allí”. Posner añadía: “Volvieron de nuevo y se produjo un efecto dominó“. Efecto dominó que, por supuesto, es la “primavera árabe”, y en el caso de Siria, los actuales disturbios amenazan con desestabilizar el país e invitar a la intervención extranjera» (Diseccionando el Modus Operandi, 4.8.11).

9. ¿Cuál es el contexto geopolítico en el que se inscribe este conflicto?

Lo explica muy bien Nagham Salman (RT, 8.2.12): «Desde hace décadas Israel y Occidente muestran un interés casi obsesivo en que Siria caiga. En los últimos años Siria ha sido incluido en el Eje del Mal y ha sido deliberadamente aislado en la región, siéndole también impuestas dolorosas sanciones económicasque han afectado principalmente a la población.

»El presidente Sirio, Bashar Al Assad, para contrarrestar el efecto de las sanciones ideó el proyecto diplomático de los cinco mares con el objetivo de crear una alianza geopolítica en un marco de cooperación entre los países con fronteras marítimas en los mares Mediterráneo, Caspio, Negro, Rojo y Pérsico.

»Estados Unidos e Israel boicotearon cualquier acercamiento e intimidaron a los países vecinos para que contribuyeran a un mayor aislamiento, dado que un mayor protagonismo de Siria en la región ponía en peligro los intereses geoestratégicos de estas grandes potencias en la zona a medio plazo.

»Hace años Rusia y China no participaban plenamente en el juego político internacional. Mientras China jugaba un rol exclusivamente económico, Rusia consolidaba su profunda transformación político-económica. Pero en previsión del futuro protagonismo de ambos países en sus respectivas zonas naturales de influencia, Occidente creó la ‘guerra contra el terror’ e invadió Afganistán. Uno de los objetivos de esta guerra era la exclusión de China de la ecuación geográfica que la conectara con Irán. Como sabemos, Afganistán es el país que conecta a Irán con China, pasando por Tayikistan.

»Con la invasión de Irak en 2004, Irán pasaría a estar flanqueado por dos países ocupados por EEUU, y pese a su aislamiento y a las sanciones por parte de Occidente, el país persa sigue resistiendo y su alianza con Siria y Hezbollá sigue inquebrantable.»

10. ¿Por qué confluye todo ahora en Siria?

Continúa Nagham Salman (RT, 8.2.12): «El objetivo es que caiga Siria a corto plazo para atacar Irán, y la retirada progresiva y parcial de la OTAN de Afganistán y total de Irak, después de haber establecido bases militares en ambos países, no es más que la antesala del ataque.

»Siria y Líbano son los países que conectan el Mediterráneo con toda Asia. Si el plan occidental fracasara, un nuevo eje comercial y energético desde el Líbano, pasando por Siria, Irak, Irán, Afganistán y Tayikistán, nacería hasta China, que llegaría a estar conectada geográficamente con el Mediterráneo. Por otra parte, Rusia tendría acceso al Índico y reforzaría su posición en el Mediterráneo. Así, ambas potencias consolidarían sus posiciones en Asia Central y Oriente Próximo.»

Ver también, de la misma autora, Siria, refugio de Oriente Próximo, y las declaraciones del ministro de Exteriores sirio Muallem en RIA Novosti, 28.8.12.

11. ¿Cómo se dirige a los “rebeldes” desde el exterior?

La acción de los llamados “rebeldes” sirios no difiere en nada con lo sucedido en Libia. «El patrón subyacente es similar al de Libia donde las Fuerzas del Servicio Especial británico (SAS en sus siglas en inglés) estaban en el terreno antes de la intervención militar de la OTAN». Igualmente, en Siria, «estaban dentro de territorio sirio no sólo fuerzas especiales inglesas, sino de Estados Unidos, Israel y Francia. […] Las Fuerzas Especiales británicas mantenían reuniones con miembros del Ejército Sirio Libre (ELS), el brazo armado del Consejo Nacional Sirio.

»Los analistas europeos en temas militares mencionaban también los entrenamientos de las fuerzas especiales a los grupos armados entre los que estaban los “ejércitos privados” (mercenarios) y otros.

»Todo esto se iba preparando mientras se azuzaban movilizaciones de protesta contra Al-Assad que tenían una misma tónica con otras que se produjeron en la región, pero eran en todos los casos más pequeñas y dispersas» (Stella Calloni, CIAR, 27.3.12).

12. ¿Qué papel desempeñan la OTAN y Turquía?

«Durante los 18 meses de acciones armadas, estos grupos armados se han estructurado y, más o menos, han ido coordinándose. La gran mayoría se encuentra actualmente bajo las órdenes de Turquía, con la etiqueta del Ejército Sirio Libre. Pero la realidad es que se han convertido en milicias de la OTAN, ya que el cuartel general del ESL se encuentra incluso en la base aérea de la OTAN de Incirlik, en Turquía. Los islamistas más duros han formado sus propias organizaciones o se han unido a Al-Qaeda. Se hallan bajo control de Qatar o de la rama sudairi de la familia real saudita. De hecho, dependen de la CIA» (Alfredo Embid, CIAR, 31.7.12).

Según el ex agente de la CIA Philip Giraldo, «la OTAN ya está comprometida clandestinamente en el conflicto sirio y Turquía actúa a la cabeza como representante de Estados Unidos. El ministro de Exteriores de Ankara, Ahmet Davitoglu, ha admitido abiertamente que su país está preparado para invadir [Siria] en cuanto los aliados occidentales lleguen al acuerdo de hacerlo. La intervención se basaría en principios humanitarios, para defender a la población civil basándose en la doctrina de la “responsabilidad de proteger” que se esgrimió para justificar [la intervención en] Libia» (Global Research, 4.2.12, traducido enRebelión, 9.2.12).

13. ¿Qué personas concretas están implicadas en la organización de las “revueltas”?

«El embajador estadounidense Robert Stephen Ford, que llegó a Damasco en enero de 2011, desempeñó un papel fundamental en crear el marco para una insurrección armada en Siria. Como “número dos” en la embajada estadounidense en Bagdad (2004-2005) bajo el mando del embajador John D. Negroponte, Ford desempeñó un papel clave en implementar la “Opción El Salvador Iraq” del Pentágono, que consistía en apoyar a escuadrones de la muerte y a fuerzas paramilitares iraquíes inspiradas en la experiencia en América Central a principios de la década de 1980.

»El mandato de Ford en Damasco es para reproducir la “Opción El Salvador” en Siria promoviendo de forma encubierta el desarrollo de la insurrección armada. En este contexto, se culpa de manera informal al gobierno sirio de los asesinatos de civiles perpetrados por algunas bandas armadas (apoyadas de forma encubierta por la alianza militar occidental), con lo que se confirma el mandato de Estados Unidos-la OTAN para intervenir “por razones humanitarias”» (M. Chossudovsky, Global Research, 4.2.12, traducido enRebelión, 9.2.12).

14. ¿Existen precedentes de este modus operandi?

«Esta conformación progresiva, que comienza entre campesinos pobres para terminar con un flujo de mercenarios, es idéntica a la que tuvo que enfrentar Nicaragua cuando la CIA organizó a los Contraspara derrocar a los sandinistas, o a lo que enfrentó Cuba cuando la CIA organizó el desembarco de Bahía de Cochinos para derrocar a los castristas. Y es ese precisamente el modelo que hoy siguen los grupos armados sirios: en mayo de 2012, los contrarrevolucionarios cubanos organizaron en Miami una serie de seminarios para entrenar a sus homólogos sirios en la realización de acciones de guerrilla urbana» (Thierry Meyssan, CIAR, 31.7.12).

15. ¿Cómo informaron sobre las operaciones de la CIA los medios de comunicación en los años 80?

«Al presidente estadounidense Ronald Reagan le costó mucho trabajo presentar a sus Contras como “revolucionarios”. Creó para ello una estructura de propaganda, el Buró de Diplomacia Pública, cuya dirección puso en manos de Otto Reich. Este último sobornó a periodistas en la mayoría de los grandes medios de la prensa estadounidense y de Europa occidental para que intoxicaran al público. Entre otras cosas, echó a rodar el rumor de los que sandinistas disponían de armas químicas y que existía el riesgo de que las utilizaran contra su propio pueblo» (Thierry Meyssan, CIAR, 31.7.12).

Como se puede comprobar, el paralelismo con la campaña antisiria actual es total.

16. ¿Hay precedentes de un apoyo de Estados Unidos a terroristas islamistas?

Cuando la guerra de Afganistán durante la década de 1980, «con base en Pakistán (igual que ahora se ha hecho en Turquía) se armó a un ejército de mercenarios islamistas en alianza con sus servicios secretos, el ISI, la CIA y Arabia Saudí con la activa colaboración de Osama Ben Laden. El objetivo era provocar la desestabilización del gobierno prosoviético de Afganistán y la intervención de la URSS en su ayuda como reconocieron sus artífices.»

«Luego esos mercenarios convertidos en Al Qaeda se repartieron por Asia central, especialmente en Chechenia e incluso en Europa para seguir desestabilizando gobiernos comunistas y justificando intervenciones de la OTAN como sucedió en Yugoslavia».

«Estos antecedentes históricos de los actuales conflictos de Libia y Siria siguen siendo ocultados pero son importantes para comprender el fraude de la guerra contra el terrorismo. Están en la raíz de la estrategia de intervención “humanitaria” en Siria que es la puerta a la locura de lanzar una guerra nuclear contra Irán» (CIAR, 6.3.12).

17. ¿Desde cuándo está implicado Obama en el conflicto?

La propia prensa del Sistema revelaba en marzo de 2013 que “Estados Unidos entrena a rebeldes sirios en Jordania” (El País, 10.3.13). Pero ya en 2012, otro medio igualmente favorable a la guerra como el ABC había publicado que la CIA ayuda a distribuir armas a la oposición siria (ABC, 22.6.12).

Pero, como ya hemos mostrado, la intervención de los servicios secretos de Obama (continuando y completando la estrategia establecida en tiempos de Bush), intervención que se hace plenamente visible desde al menos 2012, se remonta no sólo a los inicios de los levantamientos “rebeldes”, sino a mucho antes.

18. ¿Ha actuado Obama con debilidad, o se trata de ‘smart power’?

Los objetivos y resultados concretos de la actuación internacional de Obama son exactamente los mismos que los de sus predecesores, incluido G. W. Bush. Pero su estrategia para conseguirlos consiste en el smart power, un ejercicio del poder astuto, mediante el que, jugando al despiste, simulando multipolaridad, consigue engañar a quienes no analicen detenidamente sus pasos.

Un ejemplo de esta forma de actuar se pudo ver en la intervención en Libia y el asesinato de Gadafi (19.3.11), en lo que constituye un claro precedente que anticipa lo que ocurrirá en Siria: Obama se hará el débil durante un tiempo, y mientras tanto sus servicios secretos y sus aliados de la región siguen efectuando operaciones en Siria, hasta encontrar la excusa para “intervenir”.

19. Desde que se acepta el plan ruso sobre desarme químico, ¿está dando marcha atrás Obama?

El 9 de septiembre de 2013 Rusia lanza una propuesta de desarme químico; Obama la acepta (El País, 9.9.13), en un gesto que parece una marcha atrás en sus planes bélicos. Siria acepta las condiciones (El País, 9.9.13 ) y comienza a declarar sus arsenales de armas químicas (El País, 21.9.13).

Pero todo ello no puede parar el plan imperial, pues ya hemos mostrado que responde a intereses y planes trazados desde hace años. Y eso es así a pesar de que hoy en día la situación mundial no es igual que la existente cuando en 2001 Bush invadió Afganistán y en 2003 Irak; a pesar de las protestas populares en el segundo caso, la sombra cercana del 11-S “legitimaba” los proyectos de Estados Unidos, y Rusia y China no estaban tan activas en el tablero internacional.

Como prueba de que el Imperio no renuncia a nada en su obsesión bélica, basta recordar que en los acuerdos sobre el desarme químico sirio, incluido el aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU, el gobierno estadounidense ha logrado mantener la amenaza del uso de la fuerza contra Siria, aunque sea por medio de una cláusula de aplicación indirecta.

Por otro lado, los “errores” cometidos en Irak (mentira y montaje de las armas de destrucción masiva), y elestilo smart de Obama, les invitan a ser cautelosos en los pasos dados. Siendo que el objetivo final de la actual campaña es Irán, es significativo que Obama haya declarado que el “frenazo sirio” no detiene sus planes más amplios, incluido el ataque contra Irán, del que Siria es sólo el paso previo (ver The Washington Post, 15.9.13). A pesar del aparente idilio diplomático (por supuesto, más mediático que real) entre ambos países, habrá que seguir atentos, pues la manipulación con el tema iraní no viene siendo menor que con el sirio (ver ¿Dejaremos que los masacren?).

20. ¿Hay precedentes históricos en los que Estados Unidos usara ataques de bandera falsa o montajes para justificar “intervenciones”?

Muchos. Recordemos unos pocos: la explosión del ‘Maine’ en 1898, el incidente del golfo de Tonkín en la guerra del Vietnam (1964), la falsa enfermera “denunciando” que el ejérctio de Sadam hubiera asesinado bebés en Kuwait (1990), el ataque al mercado de Sarajevo durante la Guerra de Bosnia (1995), la masacre de Račak (Kosovo) en 1999, Colin Powell mostrando en la ONU un bote de “ántrax” y otras “pruebas” de que Irak producía armas de la destrucción masiva en 2003… (ver Manuel Freytas, Librered, 30.8.13).

Ver también un repaso gráfico a algunas “intervenciones” de Estados Unidos en los últimos 30 años (El Confidencial, 28.8.13).

Fuente: http://lacomunidad.elpais.com/periferia06/2013/10/12/verdades-y-mentiras-sobre-siria-ii-guerra-bush-y-obama

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s