opinion/terrorismo

La incoherencia de algunos líderes musulmanes en torno a la radicalización de los jóvenes

Para que un discurso por parte de los líderes de la comunidad musulmana en España cobre cierta credibilidad y honestidad a la hora de hablar de una educación “religiosa” constructiva con el fin de evitar la “radicalización de nuestros jóvenes”, como afirmó el presidente de la UCIDE Riyad Tatari en medios de comunicación, estos líderes deberían antes dar un paseo por las bibliotecas de sus mezquitas y centros culturales y abrir esas enormes obras literarias y de otra índole de carácter sacro que con tanto orgullo y satisfacción exhiben y leer atentamente su contenido. Entonces descubrirán que la aspiración máxima que se puede alcanzar en muchas de dichas obras atribuidas a autoridades máximas en la enseñanza religiosa es llegar a ser un fiel miembro de DAESH.

En gran parte de las enseñanzas dirigidas a los jóvenes se plantea una jerarquía de autoridad del discurso religioso que empieza con Dios, seguido del Mensajero, luego de sus Compañeros seguidos de unas generaciones de discípulos y estos, a su vez, seguidos de una figura de autoridad llamada ulamaa, una especie de “expertos” en materia de religión mal traducida como sabios, término que en árabe le corresponde la palabra hukamaa.

Cuando a los jóvenes se les enseña esta cadena de autoridad de facto son estos últimos, es decir, los ulemas, los que definen lo que es y lo que no es del resto de la cadena anterior. Dichos jóvenes depositan su confianza en las autoridades religiosas actuales como los predicadores, mulás, sheijs, imames, faqihes, hadicistas, etc.

Hay que señalar que esta casta de “expertos” en materia de religión tiene su propio escalafón que empieza en un simple talib o estudiante y termina en grandes ayatolás, sheijs del islam o títulos semejantes.

A modo de ejemplo para este artículo, uno de estos autores de entre los primeros a los que se le da el título de sheij del islam, que básicamente viene a significar maestro del islam, es Ibn Taimiya, cuyas obras han inundado las mezquitas y centros culturales musulmanes no solo en el mundo árabe o el llamado mundo musulmán sino por supuesto allá donde Arabia Saudí tiene influencia económica como Europa y América o, como es nuestro caso, aquí en España.

Ahmad Ben Abdelhalim, más conocido como Ibn Taimiya, es una personalidad compleja y llena de contradicciones, habiendo nacido en el seno de la guerra contra las invasiones mongolas y tártaras. De sus obras resalta una personalidad violenta, implacable y acomplejada. Es cierto que se le atribuyen citas muy genuinas como la que dice: “Una nación prospera si es justa aunque no sea creyente, y una nación entra en decadencia si no es justa aunque sea creyente”. Este tipo de citas cuya autoría no está demostrada es típica en la tradición escolástica, es decir, atribuir citas genuinas a los maestros aunque no las hayan dicho para exaltar su figura.

Pero los textos que sí son de su autoría, como la gran colección de Fetwas de Ibn Taimiya,  reflejan una enseñanza llena de sentimiento de superioridad respecto al otro, un extremismo y un fanatismo tal que no es percibido hasta que uno se detenga a leer con detenimiento. Pena capital por cambiar de credo o religión, pena capital por condición política discrepante, pena capital por cosas tan nimias como, por ejemplo, alzar la voz en una fórmula que inicia el ritual de la oración o ejecutar a aquel que no acuda a la oración comunitaria si se encuentra cerca de una mezquita. Sea el autor o no de la cita mencionada anteriormente, la idea que tiene Ibn Taimiya de justicia no es la misma idea que entendemos el resto.

Ibn Taimiya es uno de los principales padres ideológicos de todos los movimientos fanáticos y radicales, entre ellos el DAESH. De hecho, no hacen sino aplicar detalladamente sus enseñanzas, las mismas enseñanzas que inundan muchas mezquitas en España.

Alguno se preguntará qué tendrá que ver un autor de los siglos XIII y XIV con las mezquitas y centros culturales de hoy. Mi respuesta a esto es la siguiente: sus obras y enseñanzas no solo son vigentes en Arabia Saudí y aplicadas por los movimientos fanáticos como DAESH sino que, además, inundan la red y  webs que se traducen al español de la mano de predicadores hispanohablantes adoctrinados en Arabai Saudí, como es el caso de la web Islamweb.net, página seguida por decenas de miles de jóvenes.

En el siguiente ejemplo veremos cómo es dicha relación. A continuación expondré algunas fetwas o edictos religiosos de Ibn Taimiya:

  • Respecto al edicto mencionado anteriormente sobre la persona que molesta al anunciar en voz alta una fórmula de la oración, a esta se le obliga a arrepentirse o se la mata. Está en su obra Al-fataawa Al-kubra (Los grandes edictos de Ibn Taimiya) Vol. I pág. 1.
  • Al que no hace la oración a su tiempo se le obliga a arrepentirse o se le mata. Al-fataawa Al-kubraa. Vol. II pág. 50.
  • Otro de los edictos realmente peligrosos es: “Aquella persona que se le considere hipócrita, aunque aparente que es musulmán, se le mata aunque se arrepiente”. Vol. I pág. 359.

En la web mencionada anteriormente, en el siguiente enlace, http://fatwa.islamweb.net/fatwa/index.php?page=showfatwa&Option=FatwaId&Id=6061,  se responde a la pregunta en relación a los musulmanes que no practican la oración, y la respuesta en resumen fue que si no se arrepiente, se le mata por apóstata. El autor referente para conceder autoridad al argumento, como no puede ser de otro modo, es Ibn Taimiya.

Islamweb no solo es una web actual dirigida a arabohablantes desde Arabia Saudí, también se traduce al español y otros idiomas, y es una web muy recurrente entre los jóvenes musulmanes en España y recomendada desde muchos centros culturales y mezquitas en la que trabajan como traductores famosos predicadores hispanohablantes que estudiaron y se adoctrinaron durante años en Arabia Saudí.

Por todo ello, recomiendo una revisión del tipo de textos, autores y obras que se presentan al público de fieles como máxima referencia del discurso religioso, cuya máxima aspiración es la que materializa DAESH con sus crímenes contra los derechos humanos más básicos.

 

Fuente: http://www.alkalima.es/la-incoherencia-de-algunos-lideres-musulmanes-en-torno-a-la-radicalizacion-de-los-jovenes/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s